¿Cuáles son los errores más comunes de los conductores noveles?

Llegó el momento, por fin has conseguido aprobar el carnet de conducir práctico y la alegría no cabe en tu cuerpo. Ya tienes la L en tus manos, pero recuerda, ahora tienes que prestar mucha atención a las señales y a la carretera. Ten mucho cuidado al volante, ten en cuenta que eres novel y todavía tienes que experimentar situaciones por las que todavía no has pasado.

Sufrirás errores y anécdotas que con el tiempo se convertirán en una sonrisa. ¡No importa! Pero es importante que detectes cuáles son tus principales fallos al volante. Este artículo te ayudará a identificarlos, tanto si eres nobel o ya eres un conductor experimentado al volante. Nuestra recomendación es que extremes la precaución y conduzcas con los ojos bien puestos en la carretera.

Estos son algunos de los errores más comunes de un conductor nobel:

Falta de control al volante

Has hecho un montón de clases prácticas de conducir, pero no se parece nada al que te has comprado. ¿Y ahora qué? Errores, caladas, tirones y cambios de marcha inapropiados. No pierdas el control y respira hondo, si te pitan no te pongas nervioso, podrías perder los nervios y perjudicar al resto de usuarios de la vía.

Exceso o falta de confianza

Una actitud como otra afectan de forma negativa a la conducción de un nobel. Si tienes mucha confianza, podrás cometer más errores, como no respetar las señales o la seguridad entre vehículos, así como la velocidad de la vía.

Por otro lado, si el conductor no tiene confianza en su conducción, no sabrá reaccionar correctamente y ni podrá enfrentarse a las situaciones que le puedan aparecer.


Distracciones mientras conduces

El móvil es uno de los principales motivos de distracción de muchos conductores. Está claro que está completamente prohibido mientras estemos conduciendo hacer llamadas o contestar mensajes. El móvil provoca más accidentes mortales de tráfico que la velocidad y las drogas.


Meteorología

El tiempo meteorológico es un factor determinante para sentirte seguro al volante. La lluvia, la niebla, la noche o el sol pueden hacer que nos distraigamos o perdamos visibilidad en la carretera. Así que mucha precaución. 

Todo el mundo se ha cegado alguna vez por el sol, o ha circulado sobre un agran charco de agua y ha sufrido un ‘aquaplanning’.


Estado del vehículo

Antes de emprender un viaje es importante que revises el estado de tu vehículo. Y comprobar el mantenimiento cada cierto tiempo. Controlar el nivel de aceite, del líquido refrigerante, el estado de las ruedas o la batería, es vital para tu seguridad y la vida de tu vehículo.

No planear la ruta con anticipación

Necesitas saber a dónde vas y cuánto tiempo es probable que te lleve, y más si estás realizando un recorrido que no has explorado con antes. No saber bien la ruta que has de tomar puede poner en peligro a otros conductores al no estar 100% centrado en lo que sucede a tu alrededor. Trata de conducir seguro y si crees que te has perdido, para en una zona habilitada y consulta al navegador, nunca lo hagas mientras estás circulando.

Mala señalización

Señalizar correctamente es la mejor forma de que el resto de conductores estén informados de tus movimientos. Una buena señalización puede evitar numerosos accidentes de tráfico.

Acostúmbrate a señalizar de forma automática siempre que vayas a cambiar de carril para un adelantamiento, señaliza a la derecha para tomar una dirección a la derecha o volver al carril de la derecha, a la izquierda para incorporarte a una vía o tomar una dirección a la izquierda, y no te olvides de señalizar correctamente en las rotondas.

Utiliza todos los espejos

Recuerda que antes de cualquier maniobra, lo primero que debe hacer es observar por los espejos, traseros, delanteros y retrovisores todo lo que sucede a tu alrededor. Por este orden, lo que debes hacer para efectuar cualquier maniobra es: controlar los espejos, señalizar correctamente y efectuar la maniobra.