Amaxofobia: ¿Te da miedo conducir? Descubre cómo superarlo

amaxofobia-miedo-a-conduciramaxofobia-miedo-a-conducir

¿Crees que vas a tener un accidente de tráfico? ¿No confías en tus habilidades como conductor? ¿Te sientes torpe al volante? ¿Te entra ansiedad cada vez que te imaginas conduciendo? La amaxofobia es un miedo que no somos capaces de controlar a la conducción. Descubre en este artículo sus síntomas, causas, consecuencias y cómo se trata. Además, te daremos algunos consejos para superar esta fobia o para ayudar a alguien que la tenga. En Movers te preparamos para que te sientas seguro al volante. Puedes consultar el precio de las clases practicas en nuestra autoescuela.

¿Qué es la amaxofobia?

La amaxofobia es un miedo irracional a la conducción. Igual que la hematofobia, la acrofobia o la nictofobia, es una fobia específica que se encuentra entre los trastornos de ansiedad. Es más frecuente de lo que puede parecer a simple vista. Por ello conviene tratarlo.

Este trastorno es más común encontrarlo en mujeres que en hombres. Las causas de estos datos se encuentran actualmente en discusión. Sin embargo, varios expertos creen que debido a los estereotipos pasados ​​de moda sobre el género y la conducción, los hombres se avergüenzan de este problema y les resulta más difícil pedir ayuda.

Las emociones negativas como la ansiedad y el miedo al volante son bastante comunes. Tenemos que controlar una gran cantidad de estímulos y actuar en consecuencia al volante. Parte de los estímulos que recibimos son a través de los medios de comunicación.

La amaxofobia puede obstaculizar significativamente la vida de las personas afectadas y ocasionar molestias persistentes. ¿Crees que tienes amaxofobia? ¿Conoces a alguien que lo tenga? En este artículo intentaremos resolver todas sus dudas sobre esta fobia al conducir.

Amaxofobia: síntomas

Este temor puede ser generalizado o aparecer en situaciones muy específicas, como viajes largos o túneles. Sin embargo, podemos enumerar algunos síntomas comunes de la amaxofobia:

  • Pensamientos negativos
  • Sentimientos de pánico y terror
  • Ansiedad
  • Mareo
  • Temblores
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Dolor de pecho
  • Aumento de la sudoración

Amaxofobia: causas

La amaxofobia puede manifestarse en personas que apenas han tratado de conducir por temor a posibles desgracias y también en personas que han conducido sin ninguna dificultad durante décadas. Estas son las principales causas de este miedo:

1. Factores genéticos

Algunas personas se consideran genéticamente más predispuestas a los trastornos de ansiedad que otras. Esto no implica que los descendientes de una persona socialmente ansiosa también lo desarrollen. Sin embargo, es más probable que se vean afectados por problemas similares.

2. Rasgos personales

Los enfermos de amaxofobia suelen ser ansiosos, perfeccionistas, autocríticos, controladores y tienen una baja tolerancia a los imprevistos. Situaciones como perderse, lidiar con otros conductores problemáticos o conducir bajo condiciones climáticas desagradables pueden ser increíblemente aterradores para ellos.

3. Falta de confianza

Cuestionar la capacidad de conducir hasta el punto de sentir que el camino es peligroso puede conducir a la amaxofobia. La baja autoestima  y la depresión son comunes en las personas con este trastorno.

4. Experiencias traumáticas

Golpear a alguien o ser lesionado al volante puede provocar un miedo intenso de estar en una situación similar nuevamente. Los eventos que causan esta fobia no siempre son accidentes, sufrir un ataque de pánico al volante también puede llevar a un miedo irracional a la conducción. Por otro lado, una persona que nunca ha conducido antes también puede desarrollar esta fobia a través de asociaciones de ideas después de ver las noticias o presenciar un accidente.

5. Desviaciones del proceso de razonamiento lógico.

Este miedo no surge de la conducción en sí misma. Lo que asusta a los enfermos de amaxofobia son las posibles consecuencias de esta acción. Por ejemplo, piensan que pueden desmayarse mientras conducen, chocar con un camión, salir de la carretera o cualquier otra circunstancia que pueda ocurrir mientras se conduce.

Sesgos cognitivos , como sobreestimar las posibilidades de una colisión entre coches o distorsiones cognitivas , como pensar «Tengo la peor suerte en el planeta, siempre me encuentro con los conductores ebrios locos» puede conducir a la amaxofobia.

Amaxofobia: consecuencias

Algunos enfermos de amaxofobia restringen su conducta a contextos particulares, mientras que otros dejan de conducir directamente. Afortunadamente, los coches no son la única forma de moverse. Por ejemplo, el transporte público puede ser una opción fabulosa y también tienen la opción de que otras personas conduzcan.

Sin embargo, estas alternativas no siempre están disponibles y evitar la conducción no es la solución a este problema. Sufrir de la amaxofobia puede ser realmente incapacitante.

Amaxofobia: tratamiento

Las fobias son uno de los trastornos más comunes en la población. Quiero decir, es relativamente común encontrar a alguien que sufre una. Ahora podemos recurrir a numerosos expertos que utilizan una variedad de técnicas efectivas para ayudarnos a superar nuestros temores.

En el caso de la amaxofobia, la duración de su tratamiento depende de varios factores, como la duración de este problema en una persona, su nivel de autoestima, las experiencias relacionadas con la conducción que ha vivido, etc. Por otro lado, sus esfuerzos para superar la amaxofobia son cruciales para el éxito.

El caso de un novato que tuvo un ataque de pánico en su primer mes como conductor es bastante diferente al de una persona que perdió a varios seres queridos en un accidente automovilístico y ha estado evitando automóviles durante una década. No obstante, la amaxofobia se puede superar gracias a la dedicación de los profesionales y la fuerza de voluntad de la persona. El siguiente es un tratamiento importante para este trastorno de ansiedad.

Terapia de exposición

La alta efectividad de esta técnica se ha demostrado repetidamente en personas con fobias específicas. La terapia de exposición consiste en acercar progresivamente al paciente a su miedo. De esta manera, se produce un nuevo aprendizaje que disminuye las respuestas no adaptativas anteriores de los fóbicos.

Las personas afectadas por estos trastornos deben adaptar su propio ritmo a las condiciones propuestas por el experto. Una persona con amaxofobia podría comenzar con un vehículo adaptado a sus necesidades en un circuito especial, luego moverse en su propio automóvil con un profesional a su lado y terminar conduciéndolo solo en la carretera.

Muchas escuelas de conducción ofrecen cursos de formación con sesiones de conducción asistida con especialistas. Además, la realidad virtual actualmente juega un papel fundamental en estos tratamientos. Permite a los pacientes acercarse al objeto que temen de una manera precisa y controlada.

5 consejos para superar la amaxofobia

1. Reconocer esta fobia

El primer paso es reconocer la existencia de este problema. A pesar de las reacciones de algunas personas que no se han detenido a comprender la situación de la amaxofobia, este trastorno es relativamente frecuente y no se puede culpar a quien la padece.

2. Confía en que es posible superar la amaxofobia

Construimos nuestra propia realidad. Es decir, el miedo está en nuestra mente y somos responsables de generar pensamientos positivos que nos permitan sentirnos competentes para conducir sin dificultades y de manera segura. Existen numerosas técnicas de relajación que te ayudarán a mantener la calma y alcanzar tu objetivo.

3. Racionaliza tu miedo

Es posible reducir nuestras distorsiones y sesgos cognitivos esforzándonos por identificar y contrastar la información que tenemos. Hacer preguntas que permitan investigar la incoherencia del miedo al conducir puede ser de gran ayuda.

Las personas con amaxofobia son conscientes de que están siendo irracionales. Sin embargo, pueden ser capaces de cambiar sus pensamientos sobre el objeto de sus temores si trabajan en ello.

4. No evites conducir

Este miedo se pierde en el momento en que empiezas a conducir. Inventar mil maneras de evitar situaciones en las que es necesario subir al coche y conducir solo intensificará y mantendrá este desorden. Enfrentar esta acción le permitirá sentirse más competente al volante y seguro.

Es difícil al principio, pero tu esfuerzo será recompensado poco a poco. La consistencia es esencial para enfrentar este desafío. Aun así, es esencial que el enfoque de conducción se realice de manera progresiva y mediante pequeños desafíos. Un enfoque demasiado abrupto de la carretera sería totalmente contraproducente, ya que fortalecería los sentimientos y pensamientos negativos relacionados con esta fobia al conducir.

5. Busca ayuda profesional

Como hemos mencionado anteriormente, hay varias formas de vencer las fobias. Los profesionales en diversos campos están suficientemente capacitados para tratar con éxito estos trastornos.

Si ve que la amaxofobia está dañando su calidad de vida, no dude en ponerse en contacto con un especialista. Es posible lograr sus objetivos con el apoyo adecuado, el tiempo y la tenacidad. Avance y no se olvide de felicitarse por cada paso que realice para superar esta fobia específica.

En cuanto a los amigos, compañeros y familiares de personas con amaxofobia, es necesario que tengan paciencia. Hacer constantemente juicios, quejarse o evitar conducir mantiene este trastorno. Es importante ser comprensivo y empático con las personas con amaxofobia.

Y tú, ¿tienes miedo de conducir? si quieres compartir tu experiencia no dudes en comentarla, también puedes consultarnos cómo puedes sacarte el permiso de conducir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *